3 pasos para vender el doble de servicios

Dobla tus presupuestos aceptados con mi estrategia escenario

EBOOK GRATUITO

¡Descárgalo ahora!

La gran mayoría de emprendedores y pequeñas empresas de servicios NO hacen ningún tipo de marketing de servicios para sus negocios. Sin embargo, necesitan una continua entrada de clientes para sobrevivir y poder crecer, como cualquier negocio del mundo.

En este artículo vamos a ver

  • Cómo atraer al cliente ideal, dispuesto a pagar un precio premium
  • Cómo destacar de la multitud y hacer a la competencia irrelevante
  • Cómo empezar a doblar tus beneficios

¿De qué viven los negocios si no es de los clientes? Entonces, ¿por qué no hacen nada para que eso suceda? Trabajar 10-12 horas al día en producir tu servicio no trae clientes nuevos. Bueno, claro que alguno te puede venir por recomendación, y, si haces muy bien tu trabajo, seguro que así es como te entran pero, ¿son suficientes? ¿A qué ritmo estás creciendo si es este tu único sistema de captación de clientes?

Yo estoy segura que si no tienes una buena estrategia de marketing de servicios implementada no tendrás una entrada constante de clientes. Y lo cierto es que no eres el único. Esto es un mal muy común entre los empresarios. Pero, ¿por qué sucede esto?

La gran mayoría de pequeños empresarios no tienen ni tan siquiera nociones de marketing y ventas. Por tanto, no saben ni por dónde empezar. Hasta el hecho de subcontratar el servicio les parece un mundo porque:

  • No saben qué pueden esperar de esa persona
  • No saben qué tienen que pedirle
  • Ni saben cómo dirigirle

No hacer marketing de servicios en tu negocio es como tener un jardín y no regarlo. Tal vez subsistan algunos hierbajos que no necesiten mucha agua pero el jardín será pobre y feo y subsistirá a duras penas. Un negocio hoy necesariamente tiene que hacer marketing, y tú no te tienes que convertir en un experto en marketing de servicios ahora. ¡Faltaría más! Pero necesitas tener unas nociones básicas de cuáles son las acciones que puedes hacer y qué cosas puedes o no esperar cuando implementas una estrategia de marketing.

3 pasos para vender el doble de servicios

1. Foco en el top 20% de clientes

Esto no significa que te olvides por completo del resto. Pero la experiencia me dice que si tú hoy estás trabajando con clientes, seguro que hay un porcentaje de ellos que no están aportando ningún beneficio a tu compañía, que no te están dejando margen.

De hecho les vamos a llamar detractores de tu negocio. Son clientes que están provocando que tu negocio no avance. La cuestión es que ellos no tienen el problema real que tú les puedes solucionar. Ellos no tienen la situación de negocio adecuada para que tú realmente les puedas ayudar y para que sea provechoso para ti.

Pero, ¿sabes lo que pasa? Que mientras ellos estén pagando sus facturas, les mantienes como clientes. Y, ¿sabes por qué? Porque no tienes un sistema de captación de clientes en piloto automático. Por tanto, da miedo rechazarlo porque nunca sabes cuándo entrará el siguiente. ¿Te resulta familiar? Por eso es preciso aplicar una estrategia de marketing de servicios en tu negocio.

Lo que te sugiero es que cojas el listado de los clientes históricos y señales el 20% de los más rentables. Vamos a hacer el ejercicio viendo esta matriz.

Piensa en hacer un ranking de los clientes más rentables a los menos rentables de tus clientes. Si no sabes cómo sacar cual es el más rentable de ellos puedes ver el artículo: Cómo vender servicios por valor y no por precio hora en el que te hablo de una estrategia que te ayudará a conocer al dedillo cuánto te cuesta exactamente en euros o dólares producir el servicio para cada cliente.

Ahora pon a los clientes más rentables al principio de tu ranking. Piensa en qué cosas tienen en común esos clientes. ¿Son de un sector concreto, tamaño concreto? Busca los elementos comunes a todos ellos.

Los 3 tipos de clientes

Los clientes rentables:

  • Aceptan tu precio y no te regatean todo el tiempo
  • Pagan el día negociado y no necesitan una gestión de cobro férrea para obtener el pago
  • Están conformes con tu servicio y, salvo excepciones justificadas, no están continuamente pidiéndote revisiones..
  • Ellos aceptan sus errores. Si olvidaron comentarte una especificación, no piden que la hagas gratis.
  • Si te dieron una información errónea, o cambian de opinión, entienden que debes cobrar aparte y no hacerla gratis

Y muchos otros casos más ya que existen múltiples razones por las que un cliente es rentable.


Clientes detractores

Todos aquellos que no cumplen las características de los clientes rentables, los meteremos en el grupo de los detractores. Son aquellos para quienes:

  • Tienes que trabajar mucho más de lo previsto siempre porque nada les termina de parecer bien
  • Son extremadamente exigentes y no se corresponde su exigencia con los honorarios que están dispuestos a pagar
  •  Pagan mal y tarde
  •  Te llaman mil veces haciendo cambios, añadiendo matices, y señalando olvidos que ellos tuvieron

Estos clientes son los que llamamos detractores de nuestro negocio y los situamos en la esquina inferior izquierda.

 

Clientes ideales

Y arriba ala derecha tenemos al grupo de los clientes ideales: son los clientes rentables que, además, nos recomiendan a otros. Ellos están sintiendo que reciben valor por parte de tu empresa. Sienten que están recibiendo una experiencia magnífica contigo o con tu empresa. Por eso te prefieren a ti.


Qué hacer con los clientes ideales

Si tú puedes entender realmente quiénes son estos clientes; de dónde vienen; cuáles son las características comunes; porque ellos sí que son rentables y valoran tu servicio y porque los otros no lo hacen; en esta situación podemos hacer dos cosas.

 

1. Entrevistarlos

Podemos hablar con ellos y comenzar una conversación en la que ellos nos digan exactamente cómo nos ven, qué cosas les gustan más de nuestro negocio, por qué están con nosotros. Incluso podemos añadir sus referencias en nuestra web para atraer a más clientes como ellos a nuestro negocio. Atraeremos a gente o empresas que tengan el mismo problema que tienen ellos y que en ese vídeo por ejemplo nos lo cuentan, empresas que se dedican a la misma o actividad a una actividad parecida a la que se dedican ellos, que son el mismo tipo y tamaño de empresa, etcétera

2. Venderles más

En segundo lugar y la razón por la que yo te he dicho que traigas ese 20% de clientes que son más rentables para ti es porque a este 20% de clientes les encantaría poder hacer más negocios contigo. Y hay algo que todos los expertos en negocios sabemos y es que


“Es muchísimo más sencillo venderle un servicio nuevo a un cliente actual que está satisfecho que venderle a un cliente que no nos conoce”


Ellos ya confían en ti, por lo que el camino más duro, que es romper la barrera de la desconfianza, ya lo tienes hecho. Si nosotros nos enfocamos en crear experiencias increíbles para nuestros clientes actuales; en crear más valor para ellos; crear mayor beneficio para ellos, podremos construir un negocio gigante atrayendo, vendiendo y produciendo servicios solo para este tipo de clientes y no para nadie más.

A lo largo de mi carrera me he encontrado con empresas que tienen varias líneas de negocio y, sin embargo, muchos de sus clientes solo consumen una. En su momento me fui a entrevistar a algunos de ellos para averiguar la opinión que tenían de su proveedor (que era mi cliente). Y al ver que estaban fascinados con su servicio, le dije a mi cliente que tenía que venderle la otra línea de servicios. Él me decía que no. Que su cliente ya tenía un proveedor para eso y que no quería “presionarle” ni hacer que se sintieran mal.

Es necesario que el pequeño empresario se quite el complejo de vender. Un negocio crece gracias a las ventas. Le estáis poniendo cadenas a vuestro negocio. Es como tener un coche encadenado a un gran muro, y vosotros estáis en el volante conduciendo y acelerando. Y por más que aceleres, por más que trabajes, el coche no avanza. Esas cadenas son vuestro rechazo a vender pues, con toda probabilidad, con una buena estrategia y algo de paciencia, ese cliente se convertiría también en cliente de ambas líneas de servicio. Un negocio no puede permitirse esa pérdida de oportunidades. 

Dobla tus presupuestos aceptados con mi estrategia escenario

EBOOK GRATUITO

¡Descárgalo ahora!

Cómo atraer clientes ideales

Como hemos comentado, el objetivo es llenar nuestro negocio de clientes ideales y abandonar a los no rentables o detractores. Para ello, vamos a hacer el ejercicio de “las 3 cajas del debe, debería, y sería ideal”.

La caja del “debe”

Al igual que muchos clientes exigen que sus proveedores tengan tales o cuales características, tú vas a hacer lo mismo con tus clientes. Por ejemplo, pensemos en un negocio que ofrece servicios de estética. Aunque en ciertos servicios no es necesario, puede que haya clientes que prefieran que el tratamiento se lo aplique un médico ¿verdad? En este caso, para los clientes, el hecho de que el propietario de la clínica tenga un título en medicina sería un requisito indispensable Estaría en la caja del “debe”.

Piensa ahora en esas cosas que tú necesitas que, “como mínimo” , tus clientes tengan para que tú les puedas prestar el servicio. Estas son las cosas que meteremos en la caja azul de “Debe”.

La caja del “debería”

Si sigues analizando tu mercado existen otras cosas que no son condición indispensable para que sean tus clientes pero que sí que sería bueno que las tuvieran, porque te facilitarían el trabajo, por ejemplo. Estas cosas las vamos a meter en la caja amarilla de “debería».

La caja de “sería ideal”

Y por último, para llenar la caja roja de “sería ideal” , piensa en esas conversaciones de negocios que tienes con tu grupo de clientes ideales, en las que ellos de verdad te hablan de cuál es su problema real; de cuales son de verdad sus necesidades.

Te hablan de la manera en la que a ellos les gustaría que tú resolvieras el problema, no solamente de tenerlo resuelto. Y que cuando tú escuchas esto dices: “WOW a esta persona de verdad puedo ayudarla”. Estos son los atributos de tu cliente ideal.


Por ejemplo en mi negocio yo he descubierto que existe un grupo de clientes que realmente son mi cliente ideal. Vamos a hacer el ejercicio de los 3 cubos con tu eres imparable.

1. Lo que debe tener

  • Mi cliente es aquel que tiene + de 25 años y que lleva un par de años ya con su negocio. Necesito que tenga experiencia suficiente al haber comenzado con el negocio pues de esta manera podrá poner en práctica y le resultará útil la formación.
  • Tiene que tener un negocio de servicios.
  • Tiene que hablar castellano pues todas mis formaciones son en español.
  • Saberse manejar un mínimo con el ordenador para conectarse a las sesiones, etc.


2. Lo que debería tener

  •  ¡Motivación para comenzar ya!
  • Experiencias con formaciones anteriores. Así sabrá valorar la diferencia entre un formado que conoce la teoría muy bien como para enseñarla y alguien como yo que tengo 27 años de experiencia y he llegado al destino al que quiero ayudar a llegar a los demás.
  • Persona que da feedback o retroalimentación. Para mi negocio es muy importante que la persona sea comunicativa. De este modo puedo ayudarla mejor si me cuenta qué problemas tiene y también me ayuda a mejorar a mi la formación para el grupo y el resto de alumnos.

3. Lo que sería ideal que tuviera

  • Que sea una persona con muchas ganas de incorporar cambios, con ambición y muchas ganas de crecer
  • Qué le encanten las ideas nuevas y siempre esté dispuesto a probarlas y ponerlas en práctica
  • Madurez para asumir su responsabilidad. Los cambios nunca vienen de hacer un curso ni conocer la teoría. hay que implementar y equivocarse.
  • Conciencia de que se va a tener que sacrificar durante el programa y después para sacar tiempo extra y poder mejorar así su negocio.
  • Ambiciosos para que las ganas de comerse el mundo y crear una gran empresa le hagan superar las dificultades sin rendirse.
  • Dispuestos a trabajar 5 horas extras a la semana para hacer los ejercicios y no quedarse en la pura teoría.
  • Que sepan buscar soluciones. Hay alumnos a quienes hay que dárselo todo mascado y eso es imposible porque hay mil sectores y situaciones diferentes.

Esto que hemos hecho aquí Es lo que te sugiero que hagas tu con tu negocio. De este modo tendrás mucho más claros los criterios para clasificar a qué tipo de clientes aceptas como clientes y a qué tipo de empresas no te vas a dirigir porque finalmente derivarían en clientes detractores, que no te darían rentabilidad y te darían más trabajo qué beneficio.

 

Tu promesa

He aquí un cruda realidad:


“Nadie quiere que le vendas, el cliente quiere tener su problema resuelto”

Si logramos que nuestros clientes ideales sepan que entendemos a la perfección cuál es su problema ellos escucharan lo que nosotros tengamos que decirles. Este es el segundo paso para hacer marketing de servicios.

Muchas veces ni siquiera el cliente conoce cuál es realmente el verdadero problema. Imagina que tú le ayudas a comprender cuál es ese problema y que encima puedes resolverlo. ¿A quién crees que elegirá para que le ayude?

Tenemos que comprender cuáles son los retos a los que se enfrentan; sus dificultades; qué es aquello con lo que sueñan cada día cuando se levantan. Y si lo hacemos antes de que ellos realmente lo sepan, van a confiar de verdad en nosotros.

Y este “Problema Real” que ellos tienen y que a veces ni siquiera saben exactamente cuál es, va a ser la base de la comunicación de tu empresa: tu slogan, tu propuesta de valor, lo que dices en tu web, en tus RRSS, etc.

Construye una promesa que solucione el problema más importante que tenga tu cliente ideal. Esto es muchísimo más útil de lo que crees para tu negocio. Hoy por hoy el 99,9% de los negocios, y sobre todo de los pequeños negocios, hablan constantemente de ellos mismos: de sus servicios, de lo que saben hacer, de cómo lo hacen, y esto es un gran error.

Por ejemplo, hay un cliente que es arquitecto. Sus clientes son empresas de construcción. Al hablar con sus clientes para ver cuál era realmente el valor que este arquitecto les aportaba dijeron que, efectivamente, el arquitecto hacía unos proyectos increíbles y que construía diseños alucinantes. Pero ,y aquí viene lo interesante, lo que más les fascinaba es que gracias a este arquitecto y a cómo ejecutaba su trabajo, ellos conseguían cobrar muchísimo antes.

Con esta información cambiamos el slogan de este arquitecto y lo que decíamos es: “Ayudamos a las empresas constructoras a cobrar mucho más rápido”.

Y esto fue una auténtica revolución para este profesional porque todo el mundo presupone que un arquitecto va a hacer bien su trabajo. Por tanto el hacer unos edificios increíbles no es una propuesta de valor porque es lo mínimo que se espera de este tipo de profesionales.

Seguro que hay problemas que tú tal vez sin saberlo estés solucionando a tu cliente. Y estos problemas, en el 100% de los casos, no están directamente relacionados con tu propuesta de valor. Como siempre digo: Si eres un asesor laboral, hacer las nóminas a tiempo cada mes no es añadir valor, ni lo que tu cliente espera de ti. Estos problemas subyacentes, que no están necesariamente relacionados con tu servicio, es lo que tienes que descubrir. Y cuando lo tengas, Debes utilizarlo en tu comunicación para conectar realmente con aquellas cosas que le duelen a tu cliente ideal. Esto es lo que tiene que formar parte de tu mensaje principal de tu propuesta de valor.

Y mucha gente se pregunta: vale sí pero ¿Cómo me entero yo de esto? Es tan sencillo como coger el teléfono, llamarles, acercarte hacerle una visita, tomarte un café informal con tu cliente. Eso te va a dar una información muy valiosa.


Siéntate hablar con tus clientes ideales y hazles preguntas tales como:

  •  ¿Cómo encuentras nuestro servicio?
  • ¿Por qué nos elegiste a nosotros?
  • ¿Por qué estás aún con nosotros?
  • ¿De todo lo que hacemos, que es lo que más te satisface?
  • ¿Qué podríamos hacer para que te sintieras más satisfecho aún?

Ellos con toda probabilidad te digan cosas como que bueno tú la verdad es que nos das un buen servicio. Pero esta respuesta ¡no te sirve para nada en absoluto! Si te dicen algo así lo que les tienes que preguntar es: “dime por favor un ejemplo en el que para ti te dimos un buen servicio”. Y ahí te van a contar historias sobre algo que pasó y que consideran que ahí les diste un servicio excelente. En ese momento tienes que escuchar y dejarle hablar porque ahí es donde realmente él va empezar a contarte cosas que envuelven lo que es el problema real que tú soluciones para él.

Si quieres aprender a hacer buenas preguntas a los clientes para sacar el máximo de información te recomiendo el libro “The mom test” del autor Rob Fitzpatrick

Otro ejemplo: Google Reviews: Si tú tienes implementado un sistema de Google reviews esto es una mina de oro para ti y para tu negocio. No te quedes solo en aquellos que te han dado cinco estrellas de oro sino que lee palabra a palabra todo lo que ellos dicen sobre tu negocio. Cuando alguien te da de manera voluntaria 5 estrellas, ellos han sido sorprendidos y tú has superado sus expectativas. Has solucionado su problema real.

 

Dobla tus presupuestos aceptados con mi estrategia escenario

EBOOK GRATUITO

¡Descárgalo ahora!

3. El diseño del viaje del cliente

Hoy hay mucha gente que está empezando a hablar del viaje del cliente o lo que en inglés se llama Customer Journey Map. Desde luego en Estados Unidos hace mucho tiempo que se habla del Customer Journey Map. Yo de hecho llevo años implementándolo en mis clientes.

El objetivo es comprender cuál es el viaje del cliente. Cuál es el camino que él recorre desde que todavía no es tu cliente hasta que llega a convertirse en él. Solo entendiéndole podremos realizar un buen marketing de servicios para nuestros clientes ideales. 

Habrás oído hablar sí o sí de los “funnels” de venta o embudos de venta como se dice en castellano. Un funnel es un embudo y se llaman así porque tienen forma de embudo como en la foto. Esto es algo que está empezando a obsesionar al colectivo empresarial, sobre todo a las grandes empresas, no porque sea necesario o propio de grandes empresas, sino porque ya sabes que ellas son las que tienen primero el acceso a la información y las herramientas para implementar las cosas y que después con los años va bajando al pequeño negocio. Y tiene que obsesionar a cualquier emprendedor o dueño de negocio de servicios.

Yo creo que este es un reto de verdad y una gran oportunidad que hoy tienen los pequeños negocios de hacer un buen marketing de servicios que les permita convertir desconocidos en clientes.

Lo primero que tenemos que entender es cómo guiar a potenciales clientes por el viaje que emprende desde que es un desconocido para nosotros hasta que se convierte en cliente. Y no hace falta recordar que deben llegar a convertirse en clientes solo aquellos que cumplan el perfil de “cliente ideal”, porque son ellos, y solo ellos, los que nos van a hacer ganar dinero. Para mí esto es algo con lo que se tiene que obsesionar cualquier dueño de negocio porque:

“Los negocios vivimos de los clientes y creceremos en tanto en cuanto seamos capaces de hacer entrar a más potenciales “clientes ideales” en nuestro funnel”

Y déjame que te comparta un dato super interesante contigo

“El 86% de los clientes están dispuestos a pagar más por una mejor experiencia de cliente”

El mundo de la experiencia de cliente es algo completamente alucinante que ofrece unas posibilidades increíbles para todos los negocios. Además, no se necesita ni hacer una inversión, ni tener expertos que trabajen contigo para ti, ni siquiera subcontratar a esos expertos. Pensar una cosa: el 86% de las personas son casi todas las personas. No es un porcentaje pequeño, no es un 30%. Son casi todos los clientes!. Por ello, mi conclusión es:

“Deberíamos enfocarnos en y poner nuestro tiempo y dinero en ver qué es lo que pasa con un potencial cliente en su viaje hasta convertirse en cliente y una vez ya lo es, durante toda su vida útil de cliente”


¿Sabíais que el 83% de los propietarios de pequeños negocios de servicios nos dicen que su principal fuente de clientes son las referencias de otros clientes? Y es muy posible que también sea tu caso. Las referencias de clientes son una magnífica fuente de entrada de clientes pero no puede ni debe ser la única pues, de este modo, crecerás a un ritmo mucho más lento del que podrías crecer y seguro que, del que deseas.

¿Sabes cuántas oportunidades de crecer estás perdiendo por no hacer un marketing de servicios?

En los últimos años, lo que más ha cambiado es como las personas toman la decisión de convertirse en tu cliente. Un funnel de marketing de servicios no es más que el proceso por el que un desconocido se convierte en tu cliente. Se trata de entender cual es el proceso del que estamos hablando.

 

Las siete fases del viaje del cliente

  • Que el cliente te conozca
  • Conseguir gustarle
  • Qué confíe en ti
  • Que pruebe contigo una vez ( Os acordáis que en el directo anterior creo que fue el de la semana pasada del martes hablábamos de lo importante que era dentro de una estrategia tener un pequeño producto económico con una barrera de entrada muy baja para tu potencial cliente para que pudiera tan siquiera probarte en algo que a ti te costará poquito producir? Si queréis saber más sobre este tema os emplazo a que veáis en YouTube lo podéis encontrar en directo “Las 10 estrategias para diferenciar tu negocio de servicios de la competencia”
  • Que te compre
  • Que repita
  • Que de referencias a otros para que te compren



1 Conocer

Lo primero es saber qué es lo que estamos haciendo en la empresa, cuál es la estrategia que tenemos diseñada para que, aquellas personas que no nos conocen, sepan que existimos y cómo vamos a ayudarles.

Hay múltiples maneras de conseguirlo, y no podemos entrar en ellas en este artículo pero lo que sí quiero señalar es que, como mínimo, es preciso tener en tu estrategia 3 maneras diferentes de captar clientes.

2. Gustar

Un grupo de estos clientes que has metido en tu funnel formarán una buena opinión de ti. Les gustarás porque conectarás con su problema si es que son tu cliente ideal.

3. Confianza

Tienes que tener luego en tu web elementos que hagan que ellos te crean, para que confíen en ti. Ellos Se van a preguntar: vamos a ver ¿Quiénes más han confiado en esta empresa¿ ¿Cómo les ha ido? Por eso es importante que tú tengas referencias de tus clientes en tu web.

4. Probar

De ese porcentaje de gente a los que les gustas y han visto la prueba o simplemente les has generado confianza, hay un porcentaje que, sí o sí, va a querer probar contigo. Y para eso es para lo que necesitamos un servicio sencillo, fácil de consumir, que tenga una barrera de entrada muy bajita, para que le resulte muy fácil probar contigo. De esto también hablamos en el artículo: 10 estrategias para diferenciar tu negocio de servicios.

5. Comprar

Una vez prueban, se dan cuenta de que tu eres el proveedor que estaban buscando y que puedes resolver su problema. Y se convertirán en tus clientes. No lo harán todos, ni mucho menos. Pero sí un porcentaje significativo. Y esto es tener un funnel de venta: se trata de construir un embudo de ventas en el que la parte superior es muy ancha y entran muchos potenciales clientes debido a tu estrategia de captación, y al final solo tus clientes ideales se convierten en clientes porque compran.

Si, por el contrario, llaman a tu puerta muy poquitos clientes cada año, te expones a verte prácticamente obligado a aceptar sus condiciones, aunque no sean las que deseas. Tendrás que hacerles demasiadas concesiones y acceder a sus peticiones y exigencias porque no tienes mucho más donde elegir. Esto te impedirá crear un negocio rentable y que crezca a la velocidad que tú deseas.

6. Repetir

El objetivo es conseguir que ese cliente que ha confiado en nosotros después de la prueba y nos ha comprado repita con nosotros todas las veces en las que necesite nuestro servicio.

“Un negocio gana dinero si consigues tener muchos clientes que compren, que repitan, y que te recomienden”

7. Recomendación

Cada mínima interacción y contacto que tienes con tus clientes es una prueba de confianza. Y, de entre los que compren y estén contentos, un tanto por ciento te va a recomendar a otros potenciales clientes que tú ni tan siquiera conoces.

Así es como se construye una estrategia de marketing de servicios. Tu misión es conseguir guiar al desconocido por todos estos pasos para que finalmente se convierta en tu cliente. Tu misión es guiar al cliente desde el primer paso que da para buscar una solución hasta que al final termina contratándote a ti.

Como ves, ya no hay excusa alguna para no hacer un buen marketing de servicios. No necesitas ni ser un experto en marketing ni dominar complicadas herramientas digitales. Tan solo necesitas analizar estos 7 pasos y decidir qué acciones vas a implementar en tu empresa para conseguir convertir extraños a clientes ideales en tu negocio que repitan y te recomienden.

Espero que te hará resultado útil este contenido sobre 3 pasos para vender más con un marketing de servicios. Tú también puedes hacerlo ya has visto que no es en absoluto difícil. Lo puedes aplicar sea cual sea tu negocio de servicios. No hay excepciones. Y si crees que en tu negocio no se puede, créeme si te digo q es un error. No es más que una creencia limitante fruto del desconocimiento y el miedo a no saber cómo hacerlo.

Hoy tienes una oportunidad de crear un sistema de marketing de servicios que te genere un número mucho más elevado que el que tienes hoy de clientes.

Si tienes cualquier tipo de consulta puedes dejarla aquí en comentarios y estaré encantada de responderte.

Nos vemos en el siguiente artículo.

Mientras tanto sé feliz. ¡Ciao imparable!

Dobla tus presupuestos aceptados con mi estrategia escenario

EBOOK GRATUITO

¡Descárgalo ahora!

SUSCRÍBETE AL BLOG Y CONVIÉRTETE EN IMPARABLE

OTROS CONTENIDOS QUE SEGURO TE GUSTAN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete al Blog y sé IMPARABLE!

¡NO QUIERO PERDERME NADA!

CONTACTA CON NOSOTROS

Si tienes alguna duda en cómo formular o desplegar la estrategia en tu empresa