Cómo decir NO en 10 pasos sin quedar mal con nadie

Dobla tus presupuestos aceptados con mi estrategia escenario

EBOOK GRATUITO

¡Descárgalo ahora!

Las personas somos seres sociales por naturaleza y necesitamos del otro para sentirnos bien. Eso hace que en muchas ocasiones accedamos a determinadas situaciones sin que realmente nos apetezca, por el simple hecho de querer complacer al otro. Esta situación también se da en el entorno profesional. ¿Te ha pasado alguna vez? ¡Tranquilo! No eres el único a quien le cuesta horrores decir que “No” cuando un cliente, un empleado, un colaborador te pide algo. ¡Nos pasa a todos! Por eso en este articulo vamos a ver 10 pasos para decir NO sin sentirse culpable y encima quedar bien. ¿Se puede pedir más?

 

¿Porqué es importante aprender a decir no?

¿Cuántas veces te ha pasado que un cliente te ha pedido algo y has sentido que era abusivo? Seguro que más de una vez ¿verdad? Y, déjame adivinar: tú, que lo considerabas injusto, le dijiste que sí por no saber decirle que no. ¿Es posible? La verdad es que no conozco a nadie que no le haya pasado.

Saber decir que no sin sentirse culpable y establecer tus propios límites no es sencillo. Aunque esto nos provoque ansiedad, o malestar, es importante aprender a hacerlo si queremos mejorar los resultados en el trabajo, nuestras relaciones personales, y el cómo nos sentimos con nosotros mismos.

Es posible que te suceda como me sucedía a mí hace algunos años. Me sabía fatal decirle que no a la gente que venía a pedirme algo, a los clientes, al equipo… y luego siempre pensaba: Pero, ¿Por qué digo que sí, si no quiero?

Si es así, tranquilo. No eres ni un bicho raro, ni un cobarde, ni nada por el estilo. Forma parte de nuestra cultura latina.

¿Qué tememos que suceda?

En general las personas tendemos a pensar que si no accedemos puede pasar alguna de estas dos cosas:

  • Los clientes nos van a rechazar si les decimos que no a sus peticiones pues confundimos dar servicio con servilismo. Y puedo asegurarte que no es lo mismo.
  • Vamos a perder clientes que ya tenemos si decimos que no. Sin embargo, no debe entrañar un riesgo hacerlo, ni tampoco es lo mejor mantener ese tipo de clientes que hacen peticiones extras que no proceden, que son injustas o te hacen perder dinero.

Esto no es necesariamente así. Pero, para conseguir decir no sin sentirse culpable y sin arriesgarse a quedar mal, hay que aprender a hacerlo.

 

¿Por qué nos cuesta tanto decir “no”?

 

Vivimos en una sociedad en la que la imagen; la comunicación y la valoración que tienen los demás de nosotros nos condiciona en todas las áreas de nuestra vida. Cuando interaccionamos con los demás nos convertimos en sujetos pasivos de esta observación que hacen los demás de nosotros. Desde cómo nos comportamos, qué cosas decimos cómo reaccionamos. Y esto nos condiciona a intentar dar la mejor imagen de nosotros mismos siempre. Si no lo hacemos así es muy posible que nos sintamos juzgados y tengamos la sensación de que no somos bien aceptados por el resto.


Comportamientos típicos cuando te cuesta decir “no”


Cuando a una persona a quien le cuesta mucho decir que no se le pide algo, suelen comportarse de dos maneras:

1. Decir que sí. Cuando lo hacen se sienten mal porque realmente no es lo que les apetece hacer o no es lo que más te satisface o lo que más necesitan.

En este caso lo que sucede es que tienden a frustrarse por haber dicho que sí pero no haber querido pero hacerlo ante algo que realmente no quieren hace

2. Decir que no. Esto significaría ser asertivo pero luego este tipo de personas sienten que han hecho algo malo, y se sienten culpables y esta sensación de culpa les reconcome.


El hecho de no saber decir que no tiene consecuencias que nos afectan y sobre todo afectan también a nuestro negocio.

Y una cosa muy importante es que las personas tenemos que entender que decir “no” es un acto legítimo. Con ese “no” estamos expresando nuestra autonomía y que somos personas independientes. Estamos expresando que tenemos capacidad para tomar decisiones, y para expresar nuestras propias convicciones. Ser consciente de esto te ayudará a decir “no” sin sentirte culpable.

De otro modo pierdes control sobre tu vida y la marcha de tu negocio. Las personas que se comportan así se sienten indefensos y perciben que son los demás los que manejan su propia vida; sus opiniones, etc. Esto tiene consecuencias desastrosas porque poco a poco se va perdiendo la autoestima; se va incrementando el miedo; la sensación de fracaso; de enfado; los dolores de cabeza etc.


Sin embargo todos podemos aprender a decir que no sin sentirnos culpables. Esto es algo que se entrena, para que te resulte muchísimo más fácil decir “no” en aquellas situaciones que realmente te apetece.

Las personas tendemos a pensar, de manera equivocada, que todas aquellas cuestiones de carácter o de la personalidad son inmodificables y no es cierto. Del mismo modo que entrenamos un músculo y nos esforzamos por tener un aspecto más delgado, por ejemplo, tú puedes entrenar tu carácter y tu personalidad. Así conseguirás ser de la manera que deseas, o la persona en la que necesitas convertirte para alcanzar tus objetivos.

Los imparables no nacemos con las competencias y habilidades que necesitamos para lograr nuestros objetivos. En la gran mayoría de las ocasiones, todo esto es consecuencia de un trabajo personal.

Como dice Warren Buffet,

“La diferencia entre personas exitosas y personas muy exitosas es que las personas exitosas dicen no a casi todo”.

Así que allá vamos a aprender 10 tips para DECIR QUE NO CUANDO SEA NECESARIO

Dobla tus presupuestos aceptados con mi estrategia escenario

EBOOK GRATUITO

¡Descárgalo ahora!

10 pasos para decir que no sin quedar mal con nadie

Es normal que haya personas que tengan miedo a sentirse rechazados y que en ocasiones se sientan inseguros si tienen que decir “no”. Suele pasar sobre todo con clientes, con personas con la que vamos a firmar un acuerdo importante, o también con personas de tu equipo.

Vamos a verlos cuáles son los pasos:

1.  Asertividad


Tienes que ser rotundo cuando decir que no significa que tú sigues con esa decisión avanzando hacia tu meta. Es decir, con esas situaciones en las que si tú dices “sí” te vas a encontrar con un obstáculo en el camino hacia tu objetivo. Por ello, tienes que ser capaz de decir que “no” sin sentirte culpable. Los imparables eso no lo consentimos.

2. Empatía


Esta es una manera que te va a hacer mucho más fácil poder ser entendido por el otro. Escuchar al otro es correcto, pero esto no te obliga a agradarle ni es necesario que obtengas su aprobación. Siendo empático y siendo capaz de escucharle le estás demostrando que te importa. Pero que te importe una persona no significa que debas ceder a sus intereses si están en conflicto con los tuyos.

3. Mantener la calma


Tienes que usar la misma voz que usarías para pedir hablar con alguien por teléfono. Tienes que ser firme, calmado y claro. Ser firme significa ser rotundo pero no ser agresivo. El no se dice solamente una vez, de forma clara y calmada. Si suenas emocional, confundido o molesto, entonces la persona sentirá tu debilidad y tratará de aprovecharse de ti. Si suenas calmado la persona verá que estás siendo razonable. Así es más probable que la otra persona acepte tu explicación.

4. Lenguaje corporal firme


Ten la cabeza en alto y mantén tus brazos a los lados, o usa gestos para enfatizar tus palabras. Haz contacto visual con la persona mientras le dices «no» para mostrar que hablas en serio. No estés inquieto ni juegues con tus manos o joyas, de otro modo parecerás inseguro acerca de tu decisión. No te acobardes ni cruces tus brazos sobre el pecho pues parecerá que no estás feliz con tu decisión e intentarán persuadirte.

5. Marca límites


No permitas que nada ni nadie se interponga en tu camino sin tu consentimiento. Ten siempre presente que tu tiempo es oro. Focalízate en tu objetivo y no te salgas salvo que sea un caso de fuerza mayor. Las personas que tienen un puesto de responsabilidad, un proyecto y que dirigen a un equipo, tienen que ser capaces de marcar los límites y que esos límites sean conocidos por los demás. De esta manera será más difícil que intenten saltarlos y que te pongan en una situación incómoda.

6. No te disculpes demasiado


Si en verdad lamentas decir “no”, entonces puedes decir un simple «lo siento». Pero sin excederte pues mientras más sigas repitiendo que lo sientes, sonarás menos firme. La persona pensará que aún puede convencerte para que hagas la tarea y solo harás que te veas débil. Parecerá que estás diciendo que no pero sintiéndote culpable.

  • No digas: «En serio, lo siento por no poder sacar a pasear a tu perro el próximo fin de semana, me siento muy mal por eso».
  • En lugar de eso, di: «Lo siento pero no tengo tiempo para pasear a tu perro el próximo fin de semana”.

7. No utilices “es que”


Después de un “no” seguido por un “es que”, estás comunicando es inseguridad y falta de determinación. Si consideras que tienes que disculparte por decir que no, hazlo pero en su justa medida. Sin repeticiones y sin abundar en la idea de la disculpa. Una vez es suficiente.

8. Da una breve explicación


Para decir “no” sin sentirte culpable puedes dar una breve explicación. Esto hará que la persona entienda por qué no puedes decir que sí. No tienes que exagerar, solo una explicación de una o dos oraciones puede ayudar a que la persona vea que tienes demasiadas cosas que hacer como para completar la tarea. No tienes que mentir o inventar excusas. Solo sé honesto.

9. Ofrece buenas alternativas


Si aún te sientes culpable por decir que no y realmente deseas poder ayudar a la persona, entonces puedes tratar de darle otras soluciones. Si en verdad puedes ayudarle, solo que de otra forma, entonces no temas mencionarlo y ver si eso puede funcionar para ambos. Aquí hay algunas maneras de sugerir alternativas:

  • «Puedo tratar de terminar el proyecto mañana, pero solo si puedes ayudarme a llamar a algunos de mis clientes en la mañana».
  • «¿Quieres que te preste mi carro para que vayas al dentista? Mañana no lo necesitaré de todos modos».
  • «No puedo ir a tu fiesta pues vamos muy mal de tiempo con un plazo pero me gustaría ver tus nuevas oficinas. ¿Qué te parece si salimos a almorzar en dos semanas?

10. Entrénate


Los imparables nos entrenamos en aquellas cosas que nos cuestan más. Ya sabes que la practica hace al maestro. Simula situaciones cotidianas de tu día a día diciendo que no. Practica diciéndolo en voz alta; ponte al espejo e imagínate que te están pidiendo determinada cosa y practica diciendo que no. Te aseguro que eso te va a hacer mucho más fácil ser capaz de decir “no” sin sentirte culpable cuando llegue el momento.


¿Qué te han parecido estos tips? Crees que pueden ayudarte a decir que no con mayor facilidad? Bueno pues espero que sí y ahora lo que vamos a ver es que es lo que no hay que hacer es decir lo que hace un hombre orquesta.

 

Dobla tus presupuestos aceptados con mi estrategia escenario

EBOOK GRATUITO

¡Descárgalo ahora!

¿Qué hace un hombre orquesta?

Si sigues nuestra comunidad ya sabes que el hombre orquesta para nosotros es aquel empresario que no consigue alcanzar sus objetivos. Vamos a ver 9 cosas que no tienes que hacer para decir “no” sin sentirte culpable pues te harán quedar mal.

1. Demorar la respuesta para no tener que decir no

Un hombre orquesta no se atreve a decirlo y alarga y alarga el momento de contestar esperando que de esta manera la otra persona se olvide. O también lo hacen esperando que el otro se dé cuenta que no quieren y no le vuelvo a preguntar una vez más.

2. No se niega, pero no lo hace


El hombre orquesta no se niega expresamente en el momento, pero después no hacen aquello a lo que se comprometieron. Lo que sucede es que luego se siente muy intranquilo pues sabe que está dando una imagen pobre de sí mismo. Sabe que se ha escaqueado; que ha fallado; que no ha cumplido con su compromiso.

3. Dicen que sí cuando no quieren


También puede ocurrir, en el extremo contrario: que no sean capaces de decir que no y soporten aquello a lo que se comprometieron. Y eso les hace sentirse aún peor porque se repiten a ellos mismos cosas tales: “como soy tan tonto de no haber sido capaz de decir que no” y que porque el otro se lo ha pedido se ve en una situación en la que no deseaba estar.

4. Culpabiliza al otro


El hombre orquesta le echa la culpa al otro de verse él mismo haciendo cosas que no debería. Considera que es el otro quien no le debería haber pedido esto. Lo correcto es saber que la responsabilidad es de uno mismo. En España tenemos un refrán que dice “contra el vicio de pedir la virtud de no dar”.

5. Se justifican en exceso

Cuando dice que no, como se siente culpable, se justifican excesivamente, mostrando así debilidad.

6. Ocultan sus razones


Los demás desconocen cuáles son sus verdaderos sentimientos y sus deseos, y no saben muy bien qué es lo que deben hacer. En muchas ocasiones el hombre orquesta le dice que si a un trabajador que le ha pedido algo y luego como está enfadado realmente consigo mismo, arremete contra ese trabajador con cualquier otra excusa. Tiene sentimiento de culpa y se reprocha así mismo no haber sido capaz de expresar lo que realmente quiere.

7. Baja autoestima


Las personas que no saben decir “no” sin sentirse culpables no se sienten lo suficientemente valiosos como para expresar su negativa. Pero el hecho de no expresarla les hace sentirse inferiores. Por ello lo que hacen es evitar cada vez más hablar y relacionarse con su equipo.

8. Utiliza un tono de voz bajo


Su tono de voz suele ser bajo y el habla poco fluida. Como se sienten tan inseguros diciendo que no, pierden autoridad y liderazgo usando este estilo de comunicación.

9. Utilizan a un mensajero


Aquellos a quienes les cuesta mucho decir “no” sin sentirse culpable suelen apoyarse en otras personas, que ellos consideran más fuertes, para que hagan de “poli malo” y digan que no en su lugar. Esto provoca que los demás tiendan a aprovecharse de ellos en exceso, porque se acostumbra a los demás a que están ahí a que los para satisfacer los deseos y necesidades del resto.

Dobla tus presupuestos aceptados con mi estrategia escenario

EBOOK GRATUITO

¡Descárgalo ahora!

Tips extras para decir que no sin sentirseculpable

Dirigir personas, relacionarse con clientes, al igual que sucede en la vida cotidiana no es fácil. Todo lo que tiene que ver con el crecimiento personal, y con adquirir nuevos esquemas, competencias y habilidades, cuesta bastante esfuerzo. Pero eso no significa que debas rendirte. Ser capaz de decir que no cuando eso se interpone entre tus objetivos y tus intereses y los de la otra persona tiene que ser algo que consigas que te resulte fácil, que no te llenes de culpa, ni sientas que vas a ser rechazado por ello. El que seas capaz de establecer un diálogo y de explicarle a las personas el porqué de tu decisión te va a ayudar.

  • Un tip que puede resultarte de ayuda cuando las personas de tu equipo te pillan desprevenido en el pasillo, por ejemplo, y tu no te encuentres preparado para responder, es muy probable que cedas. Por tanto, establecí la norma siguiente:

“ El pasillo, o mientras tomamos café juntos no es el espacio para peticiones. Si quieres pedirme algo extra, es necesario que me pidas una reunión para ello y que lo hagas con tiempo de antelación, para que yo pueda valorar la decisión más conveniente”.

  • Otro tip que funciona muy bien para esas peticiones a las que no sabes cómo responder es decir lo siguiente:
» te he escuchado y entiendo lo que me pides. Te contestaré antes de la fecha… “


En muchas ocasiones los jefes pensamos que estamos obligados a ser perfectos, que ser jefe significa reaccionar al instante y de manera rápida con la decisión adecuada a todo el mundo. Tendemos a sentir que, si no nos comportamos de esta manera, estamos fallando o no somos buenos líderes. Pero nada más lejos de la realidad. Los jefes no somos máquinas perfectas que nunca cometen un error. Pero, para evitar sentirte así si es el caso, es conveniente que estés preparado siempre para cualquier pregunta o petición. No se trata de saber cuál es la respuesta en ese momento sino que es perfectamente factible que necesitemos tomarnos nuestro tiempo. No te pronuncias sobre esa petición en ese momento y le emplazas a una fecha límite para tomarla.


¿Preparado para ser asertivo y decir “no” sin sentirte culpable? Estoy seguro que estos 10 pasos y los tips que te he dado pueden ayudarte. Es posible que necesites un tiempo de adaptación para hacerlo con naturalidad pero ya sabes: todo es cuestión de práctica.

Si tienes cualquier comentario y duda me encantaría escucharla. Puedes dejarla en la sección de comentarios. ¡Te responderé en cuanto la lea!

¡Nos vemos en el siguiente post Imparable!

Dobla tus presupuestos aceptados con mi estrategia escenario

EBOOK GRATUITO

¡Descárgalo ahora!

SUSCRÍBETE AL BLOG Y CONVIÉRTETE EN IMPARABLE

OTROS CONTENIDOS QUE SEGURO TE GUSTAN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete al Blog y sé IMPARABLE!

¡NO QUIERO PERDERME NADA!

CONTACTA CON NOSOTROS

Si tienes alguna duda en cómo formular o desplegar la estrategia en tu empresa